Nuestra directioner nº:

sábado, 25 de febrero de 2012

Isn't she lovely (IIIII)

Publicado por Paula y Miriam en 4:31
Hola mi ladyyyyyyyyyyyys! Pf, hace un montón de tiempo que no aparezco por aquí! Bueno, pues nada, es que he estado muy atareada. A ver, sobre el cap, está geniaaaaaaaal, bueno a mí me gusta, y el final es de pena pero aún así iwfgiegfbiebgfibr! Ya os digo que a partir de aquí pasan cosas requeteinteresantes. Ah, si tenemos lectoras nuevas, por favor avisadme y así os aviso cuando subamos, sí? Soy @paulalalemon en twitter vale? Y para cualquier otra duda un mensaje de mail a paulstyle.vp@gmail.com Nada eso es todo, espero que os guste y que esta ''GRAN'' família siga creciendo (uy, que poética). Un beeeeeso.

P.D.: Se lo dedico a Celia por que hace tiempo que no le dedico y es una lectora jrghfiegfbirgf al igual que todas pero que la quiero mucho y que sé que le hace ilu que le dedique algún cap. Un besito bonita.




Paula:

-Isn't she lovely
Isn't she wonderfull
Isn't she precious
Less than one minute old
I never thought through love we'd be
Making one as lovely as she
But isn't she lovely made from love

Isn't she pretty
Truly the angel's best
Boy, I'm so happy
We have been heaven blessed
I can't believe what God has done

Me canto un fragmento de Isn’t she lovely, la canción que cantó él para el cásting de TXF, mientras me cogía de las manos. Cerré los ojos, mis lágrimas resbalaban por la mejilla rosada. Él seguía cantando, pero esta vez apartando las gotas de mi cara. Estaba todo oscuro, pero con las luces de fondo de Londres. Me encantó. Su voz aterciopelada me hacía poner los pelos de punta. Cada vez que me acariciaba cerraba los ojos para sentirlo más cerca de mí, notar sus manos, un piel, su calor… Esta vez sí, tenía que besarlo, era el momento perfecto. Lo miré, y me leyó la mente.

-Ahora, sí es el momento.

Nos lanzamos los dos, y cuando estábamos a punto de tocar nuestros labios, paramos. Cada vez más lento. Nuestros labios jugaban, mi lengua acariciaba su paladar. Fue un beso largo, muy largo. El beso más bonito de mi vida. Me aparté yo primero, para seguirle dando besos, pero esta vez con más ternura. Besos cortos. Nos sentamos, no dejábamos de mirarnos. Se hacía tarde, quizá ya Miriam estuviera en casa. ¿Le habría gustado mi idea? Cogimos el coche, no dejábamos de sonreír.
En poco tiempo, me había besado con Harry. Todo ha estado genial, pero el beso ha sido lo mejor.
Mientras iba hacia casa, iba pensando en Ari. En una semana estaría con nosotras, y estaríamos con ella un par de semanas más. Tenía ganas de que llegara, enseñarle todo, presentarle a los chicos… Y mañana? Qué podíamos hacer mañana? Ya no se me ocurrían ideas. Sólo una, quería pasar el resto de mi vida con Harry. Pero en realidad tenía miedo. Cuándo tuviera que regresar a Barcelona se acabaría todo, volvería a ser una más de su colección. Y quizá volviera con… Prefiero no mencionar su nombre… Aunque tarde o temprano lo tendré que hacer. Sí, hablo de Caroline. La muy malnacida. Y si vuelve con ella? Yo qué? Lo mejor será vivir el momento.

-Te acompaño hasta la puerta, vale?- me dijo Harry apagando el motor de coche.
Salimos. Estábamos en las famosas escaleras de la portería. Nos mirábamos, no sabía si era el momento o no, pero quería besarlo. Un beso de despedida y agradecimiento. Y así lo hice, le besé. Nos sonreímos y entré. Subí las escaleras a toda prisa. Entré en  casa y miré por la ventana. Estaba Miriam, apenas la dejé decirme hola. Harry estaba de pie, seguía en la portería. Sonreía mientras se tocaba los labios con una mano.
-Tía, a qué viene toda esta euforia?
Le di un abrazo y se lo conté todo. Ella hizo lo mismo. Nos quedamos sentadas, cada una pensando en lo suyo. Qué sería de mañana?
Harry:
Me quedé petrificado en las escaleras. Realmente no me esperaba ese beso. Paula besaba muy bien. Estar con ella, había sido lo mejor. Acariciarla, abrazarla, tocarla, besarla… Quería que el primer beso fuera en London Eye, por eso esperé. En realidad, yo me moría de ganas de hacerlo desde que la conocí. Me subí al coche, y fui hacia casa. Mientras iba en el coche le envié un mensaje a Louis. Se me fue el volante, intenté controlar el coche. Choqué contra otro coche, iba en el carril contrario. Me hundí en el dolor. Cerré los ojos. No quería hacerlo, pero no conseguía mantenerlos abiertos. Qué me estaba pasando? Un accidente, sí, eso era, había tenido un accidente.

3 comentarios:

Miriam Todaay on 25 de febrero de 2012, 4:46 dijo...

Sin duda Paula, te lo digo yo, uno de los capítulos que al final son más erfjfhesig y te quedas K.O y el corazón te da un vuelco. ¡Te quiero melón!♥ Comento en mi propia novela, soy guay (?)<3

Mjgm95 on 25 de febrero de 2012, 5:16 dijo...

O.M.G!He tenido que leer dos veces el final porque no me lo creía!En serio ha tenido un accidente?!Uff pobre Harry dios!!!Que lindo era con Paula!Espero pronto el siguiente! :)

Miriam Todaay on 25 de febrero de 2012, 13:28 dijo...

Si, es lo que has leído! No te pierdas los siguientes por nada del mundo♥! Gracias por comentar guapi:)

Publicar un comentario

 

Londres, dos chicas y una dirección. Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos