Nuestra directioner nº:

jueves, 1 de marzo de 2012

¿Por qué a mí? (II)

Publicado por Paula y Miriam en 11:58
Hola! Hoy no tengo muchas ganas de escribir así que voy a ser breve. Nada, que mañana me voy a un musical con algunas personas de mi clase. ;e voy con mi profe, que es hermana de una de las directivas y después TACHAN TACHAN, conoceremos a los actores, y uno está jerfbgeibfuwehbif!  Jajjajaj bueno nada, que vienen unos caps tristes, y este es un poco aburrido, lo siento. Bueno, pues hoy se lo dedico aaaaaaa Marta! la cual escribe genial y tiene una novela genial, y es genial toda ella, y su vida es genial, y la quiero mucho! Ala, pues eso, a leer!


Paula:
Harry tenía algunos hematomas y heridas por todo el cuerpo, la muñeca derecha fracturada, y una costilla astillada. Harry no estaba en coma, pero tampoco despertaba. No me gustaba verlo así. Louis estaba cabizbajo, abrazaba a Miriam, necesitaba sentir su calor, y ver que ella estaría con él siempre. Eran las tres de la mañana, Miriam tenía sueño. Ella quería quedarse allí, conmigo, pero yo le dije que necesitaba descansar, que se fuera a casa. Y así hizo. Sentada al lado de la cama, y agarrando muy fuerte su mano izquierda, así estaba yo. Todos, cada uno a una hora diferente, pero se acabaron yendo. Solo nos quedamos Louis, la madre de Harry, su padrastro, que llegó más tarde, su hermana Gemma y yo. Estuve hablando con ella, la hermana. Abatida, es la única manera de la que la puedo describir. Me dijo, que Harry les había estado hablando de mí, les había dicho, que nunca había sentido algo parecido por ninguna chica. En ese momento comencé a llorar. Le di un abrazo a Gemma, nos necesitábamos. Pensaba en Harry, en el accidente, y si no despertaba? Yo soy muy pesimista, pero no me gusta pensar eso de Harry… Louis y yo decidimos dejar a la familia sola con Harry, y bajamos a la cafetería a tomar un café. Veíamos a las enfermeras hacia arriba y abajo, cada vez que pronunciaban el nombre de Harry se nos caía el mundo encima. Queríamos desconectar, hablamos sobre Miriam. Louis comenzaba a sentir algo muy fuerte por ella, él quería desatar la pasión también. Me decía que haciendo el amor, sentías más cerca a la otra persona, le podías expresar más tus sentimientos. Él quería un montón a Miriam, y quería hacerlo, quería que viera todo lo que él puede llegar a hacer y ser. Cambiamos de tema, ahora hablábamos sobre nuestras familias amigos, nada importante. Volvimos a la habitación. Estaba el doctor.
Decía que las siguientes 48 serían decisivas para saber el estado de Harry. De momento no habían averiguado nada. Nosotros le pedimos que no revelara información a la prensa. Me derrumbé, otra vez. Esta vez Louis me abrazó. No sabía lo que estaba sintiendo, era rabia, desmotivación, amor, ternura. Una bomba de relojería, con sentimientos dentro, ya explotada. Pasé toda la noche allí, a su lado. No me despegué de él ni un momento. Su madre lloraba, y su hermana también. Ya era por la mañana, de un momento a otro llegarían los demás.

1 comentarios:

Mjgm95 on 1 de marzo de 2012, 12:51 dijo...

Este capitulo es muy triste...no me gusta ver a Harry así de ese modo en el hospital y a todos muy preocupados...bueno después de la tormenta viene la calma no?O al menos eso dicen!Aún así,me encanta!Espero pronto el próximo!

Publicar un comentario

 

Londres, dos chicas y una dirección. Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos