Nuestra directioner nº:

lunes, 13 de febrero de 2012

Always by my side (I)

Publicado por Paula y Miriam en 11:00
Hellooooooo! Buah, hoy estoy súper emocionada y con ganas de que leáis, por que aunque el cap lo haya escrito miri, la parte MAR/ZAYN la he hecho yo, y pffffffff me ha encantado como acababa. Si me salen más Mar's Zayn's así, los cuelgo. Venga, no me alargo más, que tengo muchas ganas de que leáis.

P.D.: Le dedico este cap a Mar, por que es jodidamente hfvejkhvbfkebvkebkbek y la quiero un montón, y sé que le va a gustar un montón. Ah, y por favor, comentad si os ha gustado MZ, ok? besitos :3


Miriam:
Todo aquello fue increíble. Recuerdo el sabor de los labios de Louis…  No sé porque lo besé, bueno, sí lo sé. Un impulso con mucho, mucho sentimiento. Mar estaba de camino, según me comentó por su sms. Entré hacia el bote, me apetecía beber agua. Giré la cabeza para ver si Louis seguía en la arena, sí, y estaba con Paula hablando. Harry estaba dándose una ducha mientras yo bebí un trago de mi botella de agua que llevaba en el bolso. No quería que aquel día acabara, no quería irme de allí. Salí a la superficie, miré a Paula, parecía hablando con seriedad. Me acerqué, ¿Qué le estaría pasando?
-        Hola Miriam… Justamente ahora estaba contándole a Louis porque Liam se fue… Porque está así…
Me quedé con los ojos como platos y la escuché muy atenta. Louis me cogió de la mano. Paula nos contó que Liam y ella estuvieron muy juntos durante el pub y que al salir se fueron juntos. Y Paula lo besó en la comisura de los labios. Tal vez al verla con Harry… Paula estaba decepcionada con sí misma. Le sabía mal. Solté a Louis y abracé a Paula con todas mis fuerzas. Le susurré en el oído “¿Por qué no me lo habías contado cari? Bueno, no pasa nada… Seguro que lo entenderá, Liam es muy buen chico y muy inteligente”. Paula cerró los ojos, a continuación los abrió y sonrió. “No pasa  nada. Estoy bien.” Dijo. Claro, ya entendía porque… Harry salió del bote y venía hacia nosotros.
-        ­Hola ricitos – Le dije simpática.
-        Hola people, ¿Qué os apetece hacer hoy? – Dijo Harry tocándose su pelo, sus característicos rizos.
-        No sé… ¡Vayamos a comer zanahorias! – dijo Louis bromeando.
-        No me gustan las zanahorias. – Le confesé.
Louis se quedó de piedra. Después echó a reír.
-        Bueno parejitas – añadió Mar que venía con dos bolsas - ¿No me vais a saludar?
Paula fue corriendo a abrazarla, le tenía mucho cariño. En aquellos días que habíamos pasado allí se habían hecho como hermanas, y se lo contaban todo. No sé qué haría Paula sin ella. Después Harry, Louis y por último yo, le di dos besos y le susurré un “gracias guapa”. Añadí una sonrisa.
-        Soy como una hada madrina. Os he traído ropa perfecta para que os pongáis hoy y por cierto, como hada madrina, desaparezco. Tengo una cita con Zayn. – Mar guiñó el ojo a Paula y nos entregó las dos bolsas.

Mar se fue. Paula y yo entramos corriendo hacia el bote a cambiarnos de ropa. Al salir, Harry decidió entregar las llaves del bote a su dueño, el chico aquel de la gorra que los alquilaba. Después añadí “Os invito a nuestro loft”. A Paula le pareció una buena idea y sonrió. Harry se apoyó en el hombro de Paula. Se les veía bien juntos, sobretodo Harry, estaba feliz y me gustaba verlo así. Le había cogido mucho cariño, como a un hermano.
Louis telefoneó a un amigo, y en unos 10 minutos apareció por allí una limusina que nos recogió y nos llevó hacia el loft. La limusina era enorme y íbamos los cuatro sentados. Dos asientos para los cuatro. En vez de yo sentarme con Louis y Paula con Harry, Louis y Harry se sentaron juntos y yo con ella. La miré y le di un beso en la mejilla. Era una chica inteligente, alegre, guapa y sensible. Lo sé, lo descubrí en aquel viaje.
La limusina llegó a su destino. Primero salió Harry, a continuación Louis. Yo cogí dos bolsas y Paula otras dos. Pero los chicos como caballeros nos la llevaron ellos. Paula y yo nos miramos pensando: ¡Qué suerte tenemos! Pero no todo iba bien. Noté un flash. Y otro. Y otro. Cinco paparazzi en nuestra calle. Louis me miró y notó la cara de asustada que llevaba. Me cogió de la cintura y me dio un beso en la mejilla. Paula enseguida fue corriendo a abrir la puerta de nuestro loft. Entramos corriendo evitando a los periodistas. Nos esperaba una tarde en el loft hasta que no salieran de allí los paparazzis. 

Mar:

Zayn me volvía loca. Era todo lo que podía pedir. Era curioso, lo conocí en un pub nocturno, cuando celebraba mi graduado de la Universidad de Londres. Si no hubiese sido por aquel flechazo que tuvimos en la barra, ahora no me estaría dirigiendo a su casa. Y así era, Zayn me había despertado con un romántico mensaje. En él decía que me esperaba en su casa, quería que pasáramos el día juntos, el día, y toda la vida. Aquello último sonó muy… sin palabras diría yo. Si es que no podía ser más perfecto, lo necesitaba todos y cada uno los días de mi vida. Ding dong. Toqué al timbre de su casa. Me recibió su hermana, la más mayor. Ella y yo nos llevábamos genial, solíamos contarnos los problemas y demás. Le di dos besos y un cálido abrazo. Zayn bajaba por las escaleras a una velocidad de infarto. No me dejó articular palabra. Pegó un salto desde los últimos tres escalones que quedaban, me abrazó, que digo, me estrujó y me dio un fuerte beso en los labios.

-Zayn, ya vale, te quiero, pero no hace falta que me dejes sin respiración…
-Es que me he levantado con muchas ganas de Mar, me hacías falta- me colocó un mechón de pelo detrás de la oreja y se mordió el labio inferior.
-A mé me haces falta cada día…- le besé- Va, dime dónde vamos…- me hice la remolona y le acaricié la nuca. Se le erizó el bello.
-Te apetece comer algodón de azúcar, subida a una noria y montarte en los caballitos conmigo?
-Entiendo…
-Pues a que estamos esperando?

Salimos juntos de la casa, cogidos de la mano. Corríamos hacia su moto. Me puse un casco rosa y blanco que me compró el día que me pidió salir. Me subí a la moto con él, y le agarré con todas mis fuerzas. El viento me acariciaba la cara. Era como estar en otro mundo. Estaba en una noria de sentimientos, me sentía como una niña pequeña jugando al escondite. Llegamos al parque de atracciones. Era la primera vez que iba. Estaba como en una de esas películas, en la que dos enamorados escapaban a un parque de atracciones. Zayn compró las entradas. Paseábamos cogidos de la mano por el lugar. Compramos algodón de azúcar azul, de esos en que la lengua se te queda de color. Nos montamos en diferentes atracciones, la noria, el carrusel, una atracción submarina… Paramos en un banco y nos sentamos a disfrutarnos el uno al otro. Apoyé mi cabeza sobre su hombro. Él me acarició el pelo como de costumbre. Le agarré la barbilla y le dirigí hasta mis labios. Él se los mojó y me besó.

-Me quedaría así toda mi vida, pero creo que nos falta una atracción por montar.- Zayn se levantó y me cogió una mano.
-A sí? Y cuál es?- me levanté yo, y los dos miramos hacia arriba.
-La montaña rusa.- redirigí mi mirada hasta encontrarla. Ni me había fijado en que había una montaña rusa en el parque. Aunque se veía a leguas. Era la atracción más alta. Estaba pintada de colores azules y rojos.

Hicimos cola. Durante esa cola Zayn no dejó de darme besos y abrazos. Ya lo conocía de hacía seis meses, pero esa faceta tan cariñosa, todavía no la había descubierto. Nos tocó nuestro turno, apenas había gente y estábamos delante del todo. Zayn me pasó su brazo izquierdo sobre el hombro. Esperamos un par de minutos, hasta que aquello estuvo a punto de ponerse en marcha. Mi piel se erizó por un leve susurro en mi oreja. Zayn.

-Are you ready, my princess? Just close your eyes and enjoy the roller coaster that is life, by my side. 

4 comentarios:

Celia on 13 de febrero de 2012, 11:59 dijo...

Bueno que llevo unos días desaparecida y hace mucho que no comento, así que que sepáis que este cap. es muy azssfvrthada*-* Es muy cuqui Zayn al final y que bueno, me ha encantado:)

Paula y Miriam on 13 de febrero de 2012, 12:41 dijo...

Osih que mona! Te agradecemos que comentes! Y nos alegra un montón que te guste... En definitiva, nos encanta que la gente comente ;D Animaros anda!

Cinco chicas, una dirección. on 14 de febrero de 2012, 10:09 dijo...

¡Cosis! ¡Me ha encantado miiiiiiil el cap. MarZayn! Bueno, si no fuese por que tiene novia, me iría a buscarle ya de ya después de esto. Paula, yo tampoco sé que haría sin ti mi niña. Os quiero cositas guapas.<3

Paula y Miriam on 14 de febrero de 2012, 11:15 dijo...

Aiiiiiiiiiiii mi niña que es la más bonita de tooooodas! Que sepas que yo también quiero algo Paula/Harry, ok? Bonita<3

Publicar un comentario

 

Londres, dos chicas y una dirección. Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos