Nuestra directioner nº:

lunes, 20 de febrero de 2012

Isnt't she lovely (III)

Publicado por Paula y Miriam en 12:05
Este cap es un poco cortito, pero bueno, mola... Hoy no tengo nada que decir, ha sido un día muy aburrido, y, pf, pues eso, NADA QUE DECIR! Nada, que gracias a todos por leer, y que amo que cada día seamos más! Os dejo con el cap, vale?

P.D.: Se lo dedico a una nueva lectora, que nos lee desde la otra punta del mundo, se llama Sofía y es chilena!





Paula:


-La cancha de basket donde nos conocimos, recuerdas?
No sabía que responder. Sinceramente, me parecía gracioso, porque nunca había tenido una cita en un sitio así, pero a la vez romántico, el sitio donde nos conocimos. Aquel chico sabía realmente los puntos en los que acertar.
-Es gracioso, pero a la vez romántico. Me encanta, pero, qué vamos a hacer aquí?- le pregunté a Harry.
-Tú espera y veras.
Entramos dentro. Harry había alquilado el estadio para nosotros dos solos. Era una buena idea. Seguimos entrando. Me esperaba de todo menos lo que vi. En medio del campo había una mesa redonda, pequeña, con un mantel morado, dos copas y sus respectivos platos y cubiertos, una vela, también morada encendida, y dos sillas opuestas negras.
-Qué es esto Harry?- dije extrañada pero a la vez sonriente.
-Una comida romántica, en el sitio dónde nos conocimos. Sé que no es ni en una playa, ni en una fiesta, no nos conocimos en un sitio muy simbólico, pero a mí me encanta. Y, quiero pasar lo que queda de día contigo, empezaremos por comer, no?
La pista se quedó con apenas una luz tenue, y la de la vela. Todo era tan bonito y tan romántico. Pero por que todavía no me había besado? Todo me encantaba, pero yo quería un beso, nada más. Cogí mi silla, y la puse al lado de la de Harry. Él me miró extrañado. Quise aprovechar ese momento para besarle. Me acerqué a él, cada vez más, él no se movía. Cuando estábamos a punto de besarnos Harry me puso una mano en los labios y me dijo: ‘’Ahora no’’. Yo me preguntaba por qué. Regresé a mi sitio, y acabamos de comer. No tenía la misma sonrisa de antes, pero aún así me gustaba pasar rato con él. Me cogió de la mano y miró al cielo. Estaba medio nublado, pero no iba a llover.
-Todavía no has visitado Londres verdad? Pues hoy es el día perfecto.
Cogí mi cámara réflex, nueva. Paseábamos por las calles de Londres, todo era precioso. Íbamos cogidos de la mano. Le hacía fotos a todo lo que veía, y por supuesto, fotos a Harry. <<La cámara lo adora>> pensé. Estaba oscureciendo y Harry me llevó al último sitio por visitar, The London Eye. Era precioso, desde allí se veía todo Londres, las luces, los monumentos. Nunca había visto eso. Parecía una niña pequeña cuando le regalan su primera muñeca. Harry me miraba con cara de asombro. Le gustaba que a mí me gustara aquello. Me cogió de la mano y me dijo:
-Y mi última sorpresa…

1 comentarios:

Mjgm95 on 20 de febrero de 2012, 12:36 dijo...

Vale,quiero un chico como Harry en mi vida!Como se puede ser tan lindo como el?Fue todo muy romántico y seguro que dentro de muy poco la besa!!Te adoro!<3

Publicar un comentario

 

Londres, dos chicas y una dirección. Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos