Nuestra directioner nº:

martes, 6 de marzo de 2012

¿Y yo me merecía tanto dolor? (I)

Publicado por Paula y Miriam en 11:13
Holaaaaaaaaa! Primero: Sé que le dije a algunas que subiría ayer, pero hoy tenía dos exámenes (los cuales me han ido como el P*** culo...) y al final no pude colgar. Segundo: os quería avisar, que dejar un comentario no es un delito, ni os vamos a cortar las manos, ni nada por el estilo... HA QUEDADO CLARO? Esto va para todas aquellas que supongo que se darán por aludidas! Las que comentáis bastante a menudo, NO OS PREOCUPÉIS! ;) Bueno nada, por favor, decidme si os gusta, si os a parecido intenso,  o por el contrario, aburrido de la ostia. Lo único que quiero son opiniones y si queréis que cambiemos algo! Un besote amores, que sois unos amores!

P.D.: Hoy se lo dedico a mi compi de escritura, Miriam, por que es un amor, y en poco tiempo la amo como nunca! Es como mi hermana, lo compartimos todo, y amo que tengamos un montón de pasiones en común. No se que haría sin ella!


Paula:

Estaba sentada, junto a él, agarrándole la mano muy muy  fuerte. De repente, abrió los ojos, parpadeó dos veces y los volvió a cerrar. Todos estaban distraídos menos yo, que no apartaba mi vista de él.

-Eo, Harry acaba de abrir los ojos, acercaros!

Se acercaron todos, pero Harry ya tenía los ojos cerrados otra vez. No me creían. Pero los volvió a abrir, esta vez estaban todos observándole. Llamamos al doctor. Se esperó a que lo volviera a hacer. Lo hizo. Harry abría los ojos y los cerraba constantemente. No me di cuenta hasta que no me miré la mano, me estaba agarrando muy fuertemente. Hasta me hacía daño, pero no le quería soltar. Apretaba su mano con la mía. Cada vez me agarraba más fuerte. Volvió a abrir los ojos, parpadeó, esta vez más, me miró, e intentó sonreír. El doctor vió aquello. Decidió conectarle una especie de parches en la cabeza y se lo llevaron a una sala diferente. Todos nos dirigimos hacia allí, se movían rápido, la camilla con ruedas de Harry iba a gran velocidad por los pasillos de aquel sitio inhóspito. No nos dejaron entrar, nos quedamos fuera, en la salita. Le dije a Louis que llamara a Miriam y a los demás y que les dijera lo ocurrido. Y así hizo. En apenas diez minutos ya estaban Niall y Miriam en el hospital. Apenas habían dormido. Mientras esperábamos a que nos dieran noticias del estado de Harry, todos callábamos en aquella pequeña sala. Comenzaron a llegar los demás. Ya estábamos todos. Yo, en cuanto vi a Liam, me lancé sobre sus brazos. Él era el único que me tranquilizaba. Salió el doctor del sitio dónde tenían a Harry. Y bufó un leve:

-Harry se está recuperando, abre los ojos y consigue decir pequeñas palabras, vamos a esperar un rato más para que nos consiga decir frases completas.

Cerró la puerta y volvió a entrar dentro de la sala. Todos sonreían, menos yo. Sabía que aquel hombre no lo había dicho todo. Que nos estaría escondiendo?
Claudia y Niall se sentaban al lado y se agarraban de las manos, Miriam y Louis estaban abrazados de pie, Liam y yo estábamos sentados, me rodeaba el cuello con su brazo. Mientras, Gemma, Mar y Zayn entablaban una breve conversación, y los padres de Harry no dejaban de hacer llamadas a familiares. Le dije a las chicas si se querían bajar a tomar algo al bar, los chicos necesitaban estar juntos y apoyarse entre ellos. Bajamos a tomar algo. Mar y yo tomamos un café y una madalena y Miriam y Claudia un batido de frutas y dos galletas. Hablábamos de todo, menos de Harry. Cuándo ya estábamos a punto de acabarnos nuestros desayunos una enfermera se acercó a nuestra mesa y nos dijo:

-Vosotras sois amigas de Harry verdad?, pues tenéis que volver, el médico tiene que decir una noticia.

Su cara no expresaba una felicidad excéntrica. Las chicas recogieron sus cosas, yo salí la primera y pitando de la cafetería. Llegué allí estaba el médico.

-Qué ha pasado? Es malo? Qué tiene? Por favor…
Todos tenían caras de angustia. El doctor se acercó a mí y me dijo.

-Es posible que Harry haya perdido toda su memoria. No se acordará de nada, ni de su familia, amigos, nadie. Necesitará rehabilitación, cuándo se despierte al completo, las personas que hayan estrechado lazos muy fuertes últimamente con él, tiene que recordarle todos los momentos vividos. En una semana prácticamente se acordará de todo, y si todo va bien quizá antes. No ha sido un caso extremadamente grave.

Me llevé las manos a la cabeza. Qué? Harry no se acordaría de quién soy? Ni de todo lo que hemos vivido? Comencé a llorar y Liam me abrazó. No podía ser…

4 comentarios:

Adee López on 6 de marzo de 2012, 11:23 dijo...

Madre mía paulita, quieres matarme? Como puede olvidarse? Mi chiquitín! Me encanta el capítulo amorsito, te quiero.

Claudia.74 on 6 de marzo de 2012, 11:42 dijo...

Dios mio. He muerto. Todo el rato con los pelos de punta, estoy ansiosa, necesito saber más y más y más! no me dejéis con esta intriga, acabará por matarmeeeee! capitulo espectacularmente angustioso o como se diga! jajaja, aquí os dejo mi comentario, para que seáis felices y veáis que no os miento, os quiero muchisiiiiiiimo♥

#Maria on 6 de marzo de 2012, 12:27 dijo...

Cielos, a ver si me reconoceis JEJE, si soy vuestra fan hoombre, en fin que puf me encanta el capítulo pero puf, espero que no le pase nada por qeu ijkehfmenrjkfmhner, os quiero♥

Mjgm95 on 6 de marzo de 2012, 12:37 dijo...

¿Como que ha perdido la memoria?O.M.G! Eso no puede ser posible!!Todo parecía ir de maravilla y después PUM todo se fue!!Aún así el capítulo me ha encantado! :)♥

Publicar un comentario

 

Londres, dos chicas y una dirección. Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos