Nuestra directioner nº:

sábado, 19 de mayo de 2012

Esto solo acaba de empezar (III-IV)

Publicado por Paula y Miriam en 4:26
Hi ladies! ¿Como están chamaquitas? (No sé porque ahora me ha dado por hablar así, se me va la olla...) Bueno nada, que hoy subo dos capis porque el segundo deja mucha, mucha, mucha intriga. Seguro que tenéis ganas de saber más o eso espero Jijijiji.... Y nada, ¿Tenéis planes para hoy? Yo sip, haré tarde de soffing en casa de una amiga que no hace tiempo como para salir mucho. Así que bueno, eso. Y nada, lo dejo aquí porque creo que esta noche subiré otro. Tengo muchas ganas de que leáis #Haula. Lo he repartido en dos caps, los dos son larguísimos. Creo que son los dos capítulos que más me han costado escribir, me lo curré mucho, hasta busqué información por internet. -.-' Bueno y por hoy se acabó chiquis. Love ya<3

P.D.: Dedicado a Aitana, porque la adoro. Siempre que he puesto algún tweet que no era del todo feliz ha estado ahí, diciéndome que la tenía para todo. Es un amor, así que todo el mundo a seguir a  <3



Paula:
Ya rozaban las once y media. Eso suponía un distanciamiento entre Harry yo en los últimos dos minutos. Aún así, no parecía que fuera a ocurrir nada que nos separara. Harry no me soltaba un segundo, me miraba de manera pícara y sexy, lo que me provocaba un furor inexpresable. Mis mejillas ya de por sí rosadas por el calor y la excitación, se tornaban aún más rojas por las miradas de él. Vi a Miriam al fondo de aquel salón. Parecía buscar a alguien. Me aparté un segundo de Harry para hacerle señas con los brazos. Miri respondió con una sonrisa a mis llamadas. Se acercó a nosotros y justo cuando se iba a poner a hablar…

-Chicos, dentro de un minuto aproximadamente va a comenzar a entrar gente, hemos pensado que podríais estar media hora aquí y después subir a la parte de arriba que estará cerrada solo para los que estamos ahora. Así no habrá interrupciones, tendremos más intimidad…- era Max, un amigo de los chicos.

Los tres asentimos. Yo sabía que Harry estaría toda la noche en el salón y no subiría la parte de arriba, a él le gustaba todo ese mundillo.
Ya era la hora. Besé a Harry en los labios y le guiñé un ojo, le señalé arriba con el dedo índice y le dije moviendo los labios: ‘’En media hora te espero arriba’’.

En cuanto la puerta se abrió aquello se llenaba de gente por segundos, allí parecía haber más de 100 personas. Me dirigí al sofá en el que anteriormente habían estado Liam y Ari. Seguían allí, pero ya no estaban solos. Había un montón de chicas haciéndose fotos con Liam y Ari quedó un poco apartada. Decidí apartarla de allí y me la llevé a la barra. Pedimos dos Blue Tropics, aquellos que nos recordaban a nuestras noches de adolescencia por las playas de Tarragona, intentando aparentar ser chicas mayores… Qué tiempos… Ahora estábamos casi en los 18… Mientras observaba el ambiente y fijaba mi mirada en la puerta por si las moscas, reconocí la silueta de Miri peleándose con alguien. Me acerqué al lugar, solo era una fan de Lou que la había insultado. Lo peor estaba por llegar.

-Se te ha escapado alguien- dijo Ari girándome la cabeza hacia un sillón en el que había dos personas que estaban sentadas- Reina Cleopatra y tu rulitos.


Miriam:

“Arg, qué fuerte está esta bebida, peor que chupar un limón.” - Pensé. Después de que Max nos diese aquel aviso, unas manos me agarraron de la cintura y este, empezó a bailar. Louis. Me giré y lo besé en los labios, lo había echado de menos y a penas hacía pocos minutos de perderlo de vista. Juntos de nuevo… O eso creía yo. En aquel momento una cantidad personas entraron por la puerta y unas fans al verlo se pusieron a gritar, se escuchaban más sus gritos que la música. Me iban a dejar sorda y creo que sola también. Lou empezó a atenderlas y hacerse fotos con ellas, unas muy amarraditas a él. Decidí apartarme pero Lou no me dejó, él insistía en que no me alejase de él, y le hice caso. Aquello molestó a más de una y una chica se acercó a mí, después de hacerse una foto con Louis.
Rubia de bote, nariz pequeña y chata, como la mayoría de inglesas. Me miró fijamente, realmente me extrañé y me dijo: Bitch.
-        ¿Qué has dicho? – contesté realmente molesta.
-        Eres una aprovechada, aléjate de Louis.
-        ¿Quién eres tú para decirme eso? ¡Eso es mentira! Anda, será mejor que salgas por dónde has venido.
Bajaron un poco la música, Lou se percató de la pelea y paró de atender a las fans. Llamó a los de seguridad, que rápidamente se llevaron a aquella rubia y su amiga, que más que fans, eran unas sinvergüenzas. Lou me abrazó y me besó en la frente y yo, yo tenía ganas de desaparecer. La música volvió a subir y la mirada de aquella chica se me quedó en la mente. Lo mejor sería olvidarme. Vi a Paula que me miraba, preocupada, pero le sonreí demostrándole que no me importaba, aunque aquello hizo llamar la atención a más de una fan.
Me fui a la barra del mini bar, allí estaba Zayn junto a un amigo. Me acerqué y pedí otro de aquel fuerte cóctel.
-        ¿Qué ha pasado? ¿Vas happened?
-        Nada con importancia… Tranquilo. – le toqué el pelo como a un niño bueno, él me devolvió un beso en la mejilla.
Dejé a Zayn y a su amigo hablar, tenían cosas que contarse y parecía que mi  presencia no tenía nada que ver allí. Me dirigí hacia Paula, donde había mucho ambiente. Vi las piernas de una mujer, sentada en el sillón dónde Harry se encontraba. ¡Dios! ¡Es Caroline!
Fui corriendo hacia allí y me quedé mirando disimuladamente. Otras cuatro personas también estaban junto a mí, observando la situación. Harry hablaba con Caroline muy sonriente y la llamaba “Flackster”. Si que la había cogido cariño después de lo que le hizo, ¿No?
-        Harry, ven, podemos hablar un segundo. – dijo Paula a Harry, pero él no la escuchó y no levantaba la vista de aquella treintañera.
Caroline reía junto a Hazza, y se hacía la superior. Odiaba a esa mujer, qué provocativa y sabiendo que tenía novia… Harry rendía a sus encantos. En aquel momento, Paula se fue dando un pisotón en el suelo y se largó de aquella esquina. Pocos segundos después, Paula bailaba con un chico mucho más alto que Harry, pelo rizado y unos ojos de infarto. Bailaban sensualmente, muy agarrados y muy cerca su cuerpo del otro. Una chica pelirroja se puso: ¡Eh, mira Harry! Y él se percató.
Era un desmadre. Niall se acercó también para mirar qué hacia tanta gente por ahí y se quedó a mi lado. Pero… ¿Qué hacía Harry ahora? Harry cogió de la mano a Caroline y se pusieron a bailar. También, juntos y felices.
No entendía nada. Niall me dijo al oído:
-        ¿Qué me he perdido? - preguntó.
-        Creo que… Esto va a acabar mal. - es lo último que me atreví a decir.


1 comentarios:

Aitana on 19 de mayo de 2012, 4:50 dijo...

Me encanta :) Gracias Paula, te quiero muchísimo<3

Publicar un comentario

 

Londres, dos chicas y una dirección. Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos