Nuestra directioner nº:

domingo, 13 de mayo de 2012

It's time to party (II)

Publicado por Paula y Miriam en 12:17
Hoooooooooooooooolis! ¿Como estáis todas? Espero que bien! Hace mucho tiempo que no me paso por aquí (soy Pauli, por si no lo habíais notado). Bueno nada, que como dijo Miri a partir de ahora empiezan muchas pero que muchas cosas. Cosas que no os esperáis, y otras que tal vez sí. Y bueno, os voy a adelantar algo que me hace mucha ilusión............ En los próximos capítulos habrá #Haula Jijiijiji (Sé que suena raro, pero prefiero Haula antes que Parry -.-') Bueno nada girls, ahí lo dejo que se me hace tarde y todavía tengo que estudiar un poquinin! I loveeeeeeeeeeee you all<3


Y hoy se lo dedico a mi compi  juapa. Que está aquí para todo lo que necesito, que me entiende como nadie, que me soporta como nadie, que una mirada le basta para saber que me pasa algo, y siempre, siempre, viene a ayudarme. Que la quiero un montón, y si no fuera por ella, muchas de mis sonrisas no se llevarían a cabo. Te adoro Toda ay<3 (Toda hay jajajajajajaj me desorino).

(Ari)

(Miri)

Paula:

Dormí toda la noche en la cama de Harry, aunque apenas fueron cuatro o tres horas. Dormir a su lado era realmente confortable. Su calor escondía el frío de la madrugada, y en ocasiones, sus caricias me erizaban la piel.

Por la mañana, decidimos vestirnos antes que nadie, y yo di la idea de asustar a Ari recién levantada. Me encantaba hacer aquello. Normalmente, cuando Ari se quedaba a dormir a mi casa, por la mañana, siempre la asustaba como fuera. Aquello me divertía.

Niall, que por la noche, cuando ya estuvo todo arreglado se marchó con Mar, la que fue a casa de Zayn a domir, por la mañana regresó con una bolsa de cartón repleta de churros. Sabía que nosotros no habíamos dormido demasiado y… Bueno, nos quiso traer el almuerzo. Desayunamos aquellos apetitosos churros, de los cuales Niall se comió tres cuartas partes de la bolsa. Rozaban las diez de la mañana, y nosotras todavía no teníamos ropa para la noche. Les di a mis amigas la idea de ir de compras por Londres, una mañana de chicas sería la mejor idea.


-Éste! Sin duda te queda precioso- dije yo señalando las curvas de mi amiga Ari.

Un vestido color rosa, muy ceñido, con la espalda descubierta y dos bordados grises en los hombros, se deslizaba por las curvas de mi amiga. Unos zapatos rosas, el mismo color del vestido, de plataforma exagerada, y cuyo tacón se recubría de terciopelo, reposaban en los pies de ella. Estaba preciosa, a Ari vestir arreglada le sentaba genial.

-¿De verdad?- dijo ella, segura de que estaba preciosa, pero con ganas de que se lo repitiéramos.
-Que sí, estás genial! Pero ahora le toca a Paula…- fue lo que respondió Miri.
-No, te toca a ti, yo la última.

Empujé a Miriam fuera de los vestidores dejando a Ari cambiándose. Salimos a una sala enorme, una sala repleta de ropa por todas partes, zapatos en estantes, vestidos en perchas… Una sala en la que próximamente Miriam y yo quedaríamos perdidas. La sala de Heals.

Cogimos varias cosas, una camisa de manga corta ancha, unos pantalones de tiro alto, un vestido palabra de honor, una falda de tubo, varios pares de sandalias y una chaqueta de punto.

Miriam salió del vestidor una y otra vez. Nada. Hasta el último modelito. Se había enfundado en una falda de tubo color rojo pasión, le llegaba hasta la cintura, y por encima, muy por encima de las rodillas. La camisa negra de manga corta le resbalaba por los hombros dejando al descubierto algún que otro encanto. Llevaba unos peep toes rojos, muy altos también, y parecidos a los zapatos de Blancanieves. Estaba realmente atractiva, y sexy. Lou se quedaría de piedra.

-Miri… Estás geniaaaaaaaaaaaaaaaal!- Ari se llevó las manos a la boca.

Miri le dio un abrazo. Posteriormente se acercó a mí y me cogió de las manos.

-Tienes realmente un gusto increíble.
-Lo sé- le contesté yo fingiendo aires de superioridad- Ahora me toca a mí.

Miri se cambió, y Ari y ella cogieron sus respectivos conjuntos para la noche. Salimos del probador, entre perchas, estantes y demás las perdí de vista. Al girar un estrecho pasadizo de ropa…

-Mira por dónde andas!- le dije al chico con el que me había topado. Levanté la vista- ¿Victor? Qué cojones haces aquí?



4 comentarios:

Nora :D on 13 de mayo de 2012, 12:37 dijo...

Precioso! Awww, que intriga, que ganas del proximo capi! Subid proontooo! ;)

ClaudiaDirectioner (: on 13 de mayo de 2012, 12:44 dijo...

Ajlaakalsgsl enserio? Me volveis a dejar con la intriga? Muerte! Siguiente ya:) No hace falta que os diga que me a encantado.;)

Simplemente Balma. on 13 de mayo de 2012, 12:54 dijo...

¿Es necesario que os diga una y mil veces lo muchísimo que me gusta? ¿No verdad? Pues eso.
Paula y su incríble sentido de la moda. Cuando os vea iremos de compras, ok? Oc. Jo, los vestidos són preciosos, casi tanto como vosotras.
Jo, me he quedado yo ahora con la intriga de que pasa con Victor, eres mala mi Paulis.
Espero el siguiente pronto porque me moriré si no sigo leyendo más. Otra cometario más os doy las gracias por escribir esta novela que me hizo conocer a dos de las personas más grandes de mi vida. Y no es broma.
OS ADORO, MIS CATALANAS <3

1Derfulguys on 13 de mayo de 2012, 12:55 dijo...

Pero que guapa van a ir las chicas, los vestidos me gustan mucho! Ya quiero ver la reacción de los chicos cuando las vea, se van a quedar sin palabras! Sabes que me encanta, es increíble! :D
PD: Soy @1Derfulguys :]

Publicar un comentario

 

Londres, dos chicas y una dirección. Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos